Horizontes Divididos

Japón


Publicado el 1 de Octubre, 2005, 12:04

Día 14: La vuelta, que pocas ganas  

Pusimos los despertadores, pero dio igual, media hora antes de que sonaran ya estábamos en pie. Con las maletas ya casi preparadas, nos dimos nuestro ultimo baño estilo japonés, cogimos las maletas y nos fuimos (mis malparadas zapatillas se quedaron allí de basura).


Nos montamos en el tren que nos llevaba directamente al aeropuerto, y tras algo mas de una hora, llegamos al aeropuerto una hora y pico antes del embarque, perfecto porque había un poco de cola en el puesto de facturación y ademas queríamos mirar las tiendas del aeropuerto para comprar dulces. Tras facturar, compre mi ultima botella de Fanta Uva y entonces compramos dulces, yo me lleve cuatro cajas, ademas también aprovechamos para ver las Duty Free, donde compre unos auriculares geniales de Sony.

Tambien vimos la carcel para fumadores.

Y el resto fue avión, muchísimas horas de avión, primero hasta París y luego hasta Madrid,

cuando llegamos a Barajas había un montón de gente esperando en la salida, todos con camisetas y cosas del Madrid, y nosotros no sabíamos porque, mas tarde por la radio nos enteraríamos del fichaje de Baptista. Con todas las horas de avión encima, ahora nos esperaban las horas de coche. Estábamos los tres destrozados, Natxo conducía, yo iba de copiloto intentando no dormirme (hubo momentos en que me quede frito) y JK iba atrás y nada mas montar, se quedo sobao y no se levanto hasta casi llegar a Alicante, donde esperaban mis padres para llevarme a casa y aquí se acabo nuestro viaje, que no mi día (me pase un par de horas rayando a mis padres con el viaje xD).

Por surzin, en: Japón

Publicado el 30 de Septiembre, 2005, 14:35

Día 13: Ultimo día en Japón, quedamos con Kazumi  

Nada mas levantarse, JK y Natxo decidieron volver a Tokyo, yo la verdad es que no tenia ganas de hacer nada, y sabiendo que no tenia sitio en las maletas, y que si iba a Tokyo acabaría comprando mas cosas, decidí quedarme en Nagoya, total, solo iba a estar solo por la mañana. Así que cuando ellos se fueron, yo tranquilamente baje al baño, me duche, me metí en la bañera, y luego en la sauna un ratito, al salir, me vestí, me senté un rato en el sillón de masaje y me fui a dar una vuelta por la zona. Lo primero fue ir a ver una tienda de Magic que me habían comentado, pero cuando llegue todavía no la habían abierto (a pesar de todo lo que había hecho, eran todavía las 10 mas o menos), asi que tire calle arriba y de casualidad encontré el barrio de Otsu, un barrio comercial al estilo del que vimos en Kyoto.


Tras comprar algo para desayunar, me di una vuelta por el barrio, estaba casi todo cerrado (como les cuesta por las mañanas), aburrido entre en una sala de tragaperras pensando que era de videojuegos y como no tenia nada que hacer, me eche una partida. No gane nada mas que un cabreo, pero cuando salí ya estaba casi todo abierto y en una de las salidas del barrio encontré una tienda de manga y anime al estilo Mandarake, pero esta tenia varias plantas. En la primera estaban los comics y los dvds, en la segunda los juegos y las figuras, y las otras dos, bueno, como no, porno ^_^ (están un poco salidos los japoneses).

Después de sacar algunas fotos en la tienda, y de quedarme con las ganas de comprar un Vash y una señorita Mizuho (onegai teacher), salí de allí para ver mas tiendas, pero casi ninguna valía la pena. Salí del barrio y ande mas a ver que veía, pero aquella zona era solo de tiendas, solo vi un pequeño templo. Con unas cuantas horas en las piernas, decidí volver a ver la tienda de Magic, al llegar vi que había varias mesas donde los japoneses jugaban a las cartas, aunque ninguno estaba jugando a Magic. Algunos jugaban con cartas de YU-GI-OH, otros con cartas de Dragon Ball, con cartas de Naruto, y cosas asi (los japoneses sacan juegos de cartas para casi todas sus series de peleas).

Tras compras unas cuantas cartas superbaratas y unas fundas, me fui al hotel a dejarlas y volví a salir para buscar un sitio donde comer. Esta vez tire hacia abajo y encontré un sitio de ramen (no iba a dejar el ultimo día sin comer ramen), con barriga llena de delicioso ramen, seguí andando y tras un rato me entraron ganas de un helado. Compre uno en un 24H y di la vuelta hacia el hotel. Al llegar me eche una siesta mientras veía un partido de béisbol en la tele. Cuando me desperté el partido se había acabado y estaban poniendo una serie que habíamos visto en todos sitios anunciada sobre una chica que estaba en un equipo de remo (un dramón), duro muy poco y después pusieron otra serie sobre estudiantes gamberros. Vi varios capítulos (duraban entre 5 y 10 minutos cada uno), no me entere mucho de lo que decían pero el contexto era bastante claro.

Después vino uno de esos programas extraños japoneses en los que no sabes bien de que va, pero que al final era como un programa de desafíos para gente (hubo un tirador de tiro con arco que tenia que apagar una tele con una flecha desde unos 100 metros o algo asi, a la flecha le habían puesto un dedo de goma en la punta xD, al final lo consiguió, pero se cargo la tele xD). Tras esto llegaron JK y Natxo, nos dimos un baño y fuimos a la estación central, donde habíamos quedado con Kazumi, que llamo diciendo que se retrasaría, asi que fuimos a ver tiendas y entramos en una especie de supermercado. Natxo quería comprar sake y yo dulces, pero esto ultimo lo deje para el aeropuerto.

En la misma entrada estaba el puesto donde vendían sake. No sabíamos cual elegir, pero en el mostrador había uno de prueba, le preguntamos a la mujer que estaba allí y nos dio 3 chupitos, y buah, era alcohol puro, la mujer nos enseño la botella (un 50% de alcohol) y nos dijo que para beberlo hay que mezclarlo con agua y echarle hielo (y nos lo dice ahora). La cosa es que a Natxo le gusto y compro la botella, y con esto volvimos al  punto de encuentro a esperar a Kazumi que no tardo en aparecer y fuimos a buscar un sitio donde cenar. Acabamos en un sitio de pinchitos y cerveza (son geniales para cenar con amigos),

estuvimos hablando de nuestro viaje, acabamos haciendo unas risas con unas mujeres que estaban en una mesa a nuestro lado, los del sitio nos regalaron un plato de comida por un error que habían cometido (nos trajeron un plato que no habíamos pedido, y en vez de llevárselo de vuelta, nos lo regalaron xD), nos sacamos unas fotos (algunas a lo loco) y nos fuimos a la estación, y antes de despedirnos, le di una camiseta de mi universidad para que se la diera a Sakiko que era amiga suya. Volvimos al hotel, pasamos los tres por el sillón mágico, vimos un poco la tele y a sobar, el día siguiente habría que levantarse muy temprano para ir al aeropuerto.

Por surzin, en: Japón

Publicado el 30 de Septiembre, 2005, 14:26

Día 12: Edificio de Honda y vuelta a Nagoya, esta vez a un Ryokan  

Por la mañana fuimos al edificio de Honda en busca de cosas de Sato, allí vimos un montón de coches y motos superchulas que no se ven por España y ademas, tuvimos la suerte de ver la exhibición del robot de Honda Asimo.


Sin encontrar nada de Sato, nos fuimos de allí en dirección a la estación para ir a Kyoto a por... un paraguas!! xD, un viaje de 7500 yenes para buscar un paraguas bueno, en realidad gratis (cortesía de nuestro JR). Volvimos a ir a KIYOMIZUDERA porque las calles que llevaban allí estaban llenas de puestos, y nosotros íbamos de compras. Tras un buen rato dando vueltas, con varias bolsas en las manos y sin haber comprado mi paraguas, nos volvimos a la estación para ir a Nagoya. Llegamos a Nagoya al atardecer y encontramos el Ryokan sin problemas, tras darnos una ducha y descubrir la sauna y el sillón relax, salimos a cenar a un bar que había cerca. Era un bar de pinchos y cerveza, comimos y bebimos un buen rato xD y nos volvimos al Ryokan a dormir.

O'FURO
O'Furo

Por surzin, en: Japón

Publicado el 29 de Septiembre, 2005, 9:30

Día 11: Mas compras, Tomomi, Sakura, kumi y ... Dani, sorpreson  

Salimos del hotel y cogimos el tren hacia Tokyo sin saber muy bien que hacer ese dia. Al llegar a Tokyo, Miguel llamo a Tomomi para ver si nos podíamos ver aquella tarde, y tras un rato hablando quedaron por fin a las 6. Pasaríamos el resto del día para terminar las compras. Fuimos todos juntos a la tienda Mandarake, donde volvimos a comprar cosas, y luego a una tienda de discos que había en el mismo edificio, y donde me compre un disco de Asian Kung Fu Generation. Tras esto fuimos a comer en el mismo restaurante de la otra vez y con la barriga ya llena nos fuimos a buscar camisetas de la selección de Japón y de Sato, piloto de Bar-Honda. Fuimos a un edificio dedicado a los deportes, pero no encontramos nada que nos gustase.



Tras esto, nos separamos, Natxo y JK se quedaron en busca de las camisetas, mientras que Miguel y yo íbamos a Akihabara en busca de una cámara de fotos para el y unos aparatos de mp3s para mi. Teníamos una hora para llegar allí, mirar, comprar y volver a Shibuya donde habíamos quedado con Tomomi, asi que nos dimos una buena carrerita, en no mas de media hora nos recorrimos casi todo el barrio de Akihabara. Al final, con las compras ya hechas, hasta fuimos los primeros en llegar, eso si, el lugar no era el mas indicado para quedar, había tropecientas personas allí, como para encontrar a alguien!!. Al final nos encontramos con Tomomi y los demás y entramos en la estación, a la zona de compras para tomar algo.

Después de esperar un rato a que se vaciara un poco la pastelería donde íbamos a quedarnos, entramos y nos tomamos algo mientras esperábamos a que llegase Sakura.  Llego Sakura, se fue a buscar a Dani, Tomomi se fue a acompañar a Miguel al Shinkansen para que se fuera a Nagoya,llego Kumi, que estuvo unos 10 minutos con nosotros porque tenia que currar, se fueron Natxo y JK a buscar sus mochilas que estaban en unas taquillas, y luego fueron llegando todos poquito a poquito.

Todo esto paso aproximadamente en una hora. Siendo la hora de cenar y nosotros que no habíamos ido todavía a un restaurante de sushi, de esos con taburetes alrededor de una cinta giratoria, pues las chicas nos llevaron a uno (tuvieron que preguntar varias veces ^_^), y al llegar allí nos despedimos de ellas. Dani se quedo con nosotros a cenar. La experiencia fue genial. Con cuatro o cinco platos ya tuvimos suficiente y salimos de allí para irnos al hotel, no sin antes hablar con Dani un poco mas sobre sus vivencias en Tokyo. Al llegar al hotel, JK y Natxo se fueron a las salas de internet que habían en la acera de enfrente, mientras yo me daba una ducha y me quedaba en la cápsula viendo las compras.

Por surzin, en: Japón

Publicado el 29 de Septiembre, 2005, 9:16

Día 10: Monte "timo"

Nos despertamos temprano, aquel seria un día largo. Nuestro plan era llegar hasta el monte Fuji y ver los 5 lagos, para eso teníamos que volver a Tokyo para allí coger otro tren, pero primero iríamos a dejar algunas cosas en las maletas para ir mas ligeros. Habíamos quedado con Miguel para ir al piso de Hiromi, y cual fue nuestra sorpresa, cuando nos lo vemos venir con las maletas en la mano. Hiromi se había enfadado (la culpa fue claramente nuestra), asi que teníamos que buscar otro sitio para las maletas, la solución?, las taquillas de la estacion. Fuimos hasta allí, dejamos las cosas mas pesadas en las maletas grandes y las dejamos en un deposito. Tras arreglar este asunto, cogimos el tren dirección Tokyo y, al llegar allí, la linea circular hasta Sinjuku, allí se cogía el tren que llegaba hasta el pie del Fuji. Después de hacer todo esto, tras hacer transbordo a mitad de recorrido, y tras tres horas desde Sinjuku, llegamos hasta el pueblo, y nos llevamos dos sorpresas:   1. El viaje hasta el Fuji desde Sinjuku cuesta 5000 yenes O_O, nosotros solo pagamos 1100 yenes por llevar el JR; y 2. Para llegar hasta el Fuji y los lagos había que coger un autobús, que la primera parada (a 100 metros de allí) costaba 230 yenes (los precios iban aumentando según te alejabas de la estación).


Ademas, como llegamos tan tarde, no nos quedo otra que quedarnos a dormir allí, y descubrimos que la explotación del Fuji llega a todos lados: el único YH de la zona costaba mas de 4000 yenes la noche y era una casucha destartalada llevada por dos ancianos. Tras cenar en un 24H y que JK tuviese algunos problemas con la tarjeta telefónica, volvimos al YH en medio de una completa oscuridad (en un pueblo, de noche, y sin casi farolas, que se le va a hacer), pero antes, nos dimos una vuelta por la sala de pachinko de la acera de enfrente (JK y Natxo se echaron una partidilla).

Ya dentro del YH nos echamos unas partidillas a cartas mientras veíamos al madrid en la tele jugando contra un equipo de Tokyo hasta que nos apagaron las luces del lugar y nos fuimos a la habitación a dormir (eran las 10!!!!), al día siguiente saldríamos de allí.

Por surzin, en: Japón

Publicado el 27 de Septiembre, 2005, 13:09

Día 9: Día de Sakiko y carreras  

Salimos del hotel a las carreras para llegar lo antes posible al tren. Había quedado con Sakiko a las 12, y entre Osaka y Nagoya hay cerca de 3 horas. Ademas, no teníamos hotel para quedarnos en Nagoya, así que teníamos que buscar. Llegamos temprano a Nagoya y salimos a buscar el YH, esta vez íbamos a quedarnos en el otro YH de la ciudad, que esta más cerca de la estación central. Como  no, nos perdimos :d, así que volvimos a preguntar, le preguntamos a una chica que pasaba por allí, que no sabia donde estaba, pero nos pidió el numero de teléfono del YH y llamo con su móvil, para ver donde estaba, tras mucho lío, nos indico hacia donde ir, la chica no acepto nuestro dinero por la llamada, muy maja.


Al llegar a la zona donde estaba el YH (detrás del Hilton O_O), vimos una comisaría, así que nos acercamos a preguntar pero el policía no tenia ni idea, menos mal que una señora que pasaba por allí, nos escucho y nos dijo donde estaba, estaba en la misma calle de la comisaría, unos metros mas alla (menudo policía, cuando le vimos venia de esa dirección). Al llegar al YH se nos vino el mundo encima, no tenían sitio para los 5 días que nos íbamos a quedar allí, ni siquiera tenían sitio para aquella noche, ademas, paso algo que todavía no habíamos visto, una japonesa borde, cuando le preguntamos si podía llamar al otro YH para ver si había sitio, nos dijo que no y sin ninguna razón, así que nos toco ir al otro. Esta vez no hicimos el idiota y cogimos el metro, ya sabíamos la parada, así que no hubo problemas, eso si, la carrerita fue otra vez agotadora. Cuando llegamos allí, nos dijeron lo mismo, que para 5 días no tenían sitio, pero al menos nos podíamos quedar esa noche allí. Las carreras que nos habíamos dado habían sido mortales, y la ducha que me había dado por la mañana, no había servido para nada. Tras llamar a Sakiko, me seque un poco el sudor, me puse la gorra, llevaba el pelo hecho un asco del sudor, y volví a salir corriendo hacia el metro para ir a la expo, donde habíamos quedado. Los otros irian a ver el Castillo y la Torre de Nagoya.

Había que hacer transbordo, pero cuando llegue a la parada, no vi el otro anden, así que llame a Sakiko, resulta que había que salir a la calle, habían hecho una entrada especial para el tren que iba hacia la expo. El billete costaba 350 yenes, lo mas caro que vi por allí, pero el tren era una maravilla, impulsado magnéticamente, era rapidísimo, y por dentro era amplio y estaba en muy buenas condiciones (era nuevo, esta claro). Durante el viaje, se me sentaron dos argentinos enfrente, que trabajaban en la Expo (no hable con ellos hasta que nos llegamos al final), y a mi lado se sentaron dos niño que iban con su padre. Fue divertidisimo, los dos niños me miraban, se miraban y le preguntaban al padre si yo era americano, y el padre, que creía que no lo era, me lo pregunto y yo le dije que era español. Los niños se quedaron "español? que es eso?" y el padre "que viene de España" y los niños "ahhh, hello", y yo empece a reírme.

Luego se presentaron los dos, en un magnifico ingles, a pesar de que tenían menos de 6 o 7 años los dos. Me quede flipado, me presente y nos pusimos a mirar por la ventana del tren, ya se veía el parque y los niños le iban preguntando al padre si habían llegado ya, que que era eso, en fin, lo que hacen los niños. Y llegamos al final, los niños se despidieron y salieron corriendo, y yo salí hablando con los dos argentinos, sobre la expo. Al final, tanto correr hizo que llegase temprano, así que no sabia que hacer y me di un paseito. Por fin la vi llegar, venia con una amiga que me sonaba de haberla visto en la universidad, y era cierto. También me quede asombrado, lo que me dijo era verdad, era altísima, su amiga al lado parecía pequeñísima, era la primera vez en mucho tiempo que miraba a una chica sin tener que agachar la cabeza, la verdad, me gusto muchísimo, ademas era muy mona, y muy simpática, aunque eso ya lo sabia. Me llevaron a ver su universidad, estaba bien, pero comparada con la nuestra era un poco... gris. Era un edificio de hormigón muy grande con un parque interior. Lo bueno era que estaba en la montaña, así que tenia unas bonitas vistas, ademas esta al lado de la expo, así que esta bastante bien. Tras comer allí, comí kitsune udon con el antiguo profesor de castellano de Norika (mi profesora de japones), cogimos su coche, un Mitsubishi azul, alto y cuadrado (los coches japoneses tienen un diseño un tanto extraño), y por dentro era la replica japonesa del Fíat Punto.

Me llevaron a un sitio genial, por menos de 400 yenes/hora, te dan un pequeño despacho, con un sofá a un lado y una mesa al otro. Encima de la mesa hay un ordenador conectado a internet, una playstation y una tele con dvd. Fuera, la tienda es todo estanterías, llenas de comics, revistas, periódicos, libros, dvds, juegos, y ademas, la bebida gratis (hay unas maquinitas de esas de bidón que se ven en los sitios de comida rápida, para que te sirvas tu mismo). Lo increíble, es que de noche no cierran, tienen una tarifa para que puedas pasar la noche allí por unos 1500 yenes, y ademas tiene hasta zona de duchas O_O. Tras una hora allí, que se paso volando, en la que me leí tres comics: vagabond 15, ichigo 16, slam dunk 8; fuimos a un centro comercial que estaba en la parada del metro. Tras hacernos unas fotos de stick, le pedí a Sakiko que me ayudara a buscar un Doraemon para mi prima, en vez de eso, encontramos un Totoro y no me pude resistir. Luego vimos otros peluches en la zona de bebes que eran de una foquita, que mona. Después de esto volvimos a la estación y allí nos despedimos. Aquí una foto de las dos:

Sakiko me recomendó que bajase en una parada para ir a ver Oasis 21, una zona comercial que estaba en la estación, donde habían varias cosas interesantes, como la tienda oficial de pokemon, la tienda oficial de Ghibli, la tienda oficial de Jump, ademas de varias tiendas de ropa, y una maravillosa pastelería suiza, donde me compre un bollito delicioso :p, como no, también me compre varias pijadillas en la tienda de Jump :d. Al volver al YH me encontré a lo otros, que tras estar con Kazumi, habían encontrado sitio para quedarnos los 2 últimos días, pero los otros 2 los tendríamos que pasar en Tokyo, y volvimos a ver a la hermana de Ronaldinho. Tras buscar un supermercado donde comprar algo para cenar, nos echamos unas partidillas de cartas mientras hablábamos con unas canadienses y un japonés que habíamos conocido, y nos fuimos a dormir, el día siguiente seria agotador.

Por surzin, en: Japón

Publicado el 26 de Septiembre, 2005, 19:15

Día 8: Del festival y los fuegos artificiales

Nos levantamos a una hora razonable, y tras tomar algo de café o te, nos pusimos en marcha. En Osaka había varias cosas que ver, pero dado que habíamos quedado por la tarde, solo pusimos dos sitios en el plan, la torre de Osaka y el Castillo de Osaka. Lo primero fue visitar el Castillo que se encontraba en al lado de la estación de Kyobashi. Bajamos del metro en el Parque Empresarial de Osaka. En este parque se encontraban los edificios principales de varias empresas muy importantes  niponas como Hitachi o Sony.

Tras pasar el parque llegamos a la zona del castillo, otro parque enorme, amurallado, lleno de puestecillos y, como no, el Castillo. El Castillo de Osaka es bastante grande, de varias plantas y muy bonito. Desde abajo se podían ver ya las estatuas doradas de dragones y carpas, pero nosotros queríamos subir, y valió la pena. En su interior había un ascensor que te dejaba en la última planta porque, según decían los carteles, lo mejor era ir de arriba a abajo y nosotros obedecimos. Cada planta estaba llena de cuadros, estatuas, armaduras, en general, cosas características que nos explicaban la historia de Japón y de la zona de Osaka. No se podían hacer fotos, pero nosotros le echamos un poco de cara y nos salimos con la nuestra. Ademas, una de las plantas estaba dedicada a Hideyoshi Toyotomi, constructor del castillo, y pieza importante en la reunificación de Japón. Ya en la ultima planta, nos dedicamos a mirar la tienda de souvenirs, la misma actividad que realizamos en los puestecillos de alrededor.

Tras dar una vuelta por el parque del Castillo, nos dirigimos a la estación para ir a la Torre de Osaka. Bajamos de la estación, y ya veíamos la torre. Allí mismo, nos compramos unos cuantos boniatos endulzados para probar, buah, que empalagosos y como llenaban, pero que ricos estaban. Tras pasar por un parque que contenía un zoo, llegamos a la zona de la torre, y se nos vino el mundo encima, la torre estaba en un barrio muy pobre, llena de mendigos, y la torre no era mucho mejor. Visitar la torre no fue una buena idea, solo sirvió para perder un poco el tiempo.

Tras la decepción, volvimos al YH para descansar un poco (yo leyendo comics) y arreglarnos para la fiesta. No me acuerdo si fue a las 6 o 6:30 que habíamos quedado con las chicas, pero a esa hora nos plantamos en el sitio indicado. Llegamos de forma separada, dado el montón de gente que había en la parada (eso si, todo muy organizado con policía y todo), como se notaba que había fiesta. Yo no pude evitar sacar unas fotos.

- Por falta en el enfoque de las fotos las he obviado. Pablo, la próxima vez enfoca que ya te dije como es xD-

Al llegar, ya estaban todos allí esperándonos. Esta vez solo vinieron dos chicas, las dos que hablaban castellano, Mana y Akane, las dos vestidas con yukatas, muy monas las dos. También vino un chaval que había estado en nuestra universidad, me sonaba su cara, pero ahora no me acuerdo de su nombre.

Todos juntos nos dirigimos hacia un puente bastante ancho, donde se reunía toda la gente para ver los fuegos artificiales que se lanzaban a ambos lados del puente. Abajo, se encontraba la zona de los puestecillos para comer, las tómbolas y puestos de juegos para cazar peces con una lamina de papel. Para llegar hasta esta ultima zona tuvimos que luchar entre toda la corriente de gente, era casi imposible caminar, así que pusimos una cabeza y una cola a nuestro tren con tal de no perdernos. Cada una de las puntas llevaba un pai pai. Ademas, para terminar de fastidiar, un imbécil se metió con el coche por aquella calle, al verle la cara nos pusimos furiosos. Mas allá de él ya se hizo mas fácil. En los puestecillos, para empezar, Mana y Akane, nos mostraron su habilidad para cazar peces, aunque Akane solo consiguió que se le cayera el adorno del pelo.

Después, comimos pollo frito, melón, granizados (un tanto especiales, ya que al principio son cubitos de hielo muy pequeños con sabor a lo que quieras, así que al principio te los comes con cuchara), y no se que más. Habiéndolo pasado bastante bien, nos salimos de allí para ir hacia la estación, pero de camino, y dado que nos estábamos meando, decidimos echarle cara para colarnos en un Ryokan que tenía pinta de caro. Más tarde, tras dar la vuelta, por ir en dirección contraria, compramos una bebidas y llegamos a la puerta de la estación, donde nos despedimos de nuestras amigas (esperamos verlas pronto otra vez). Al llegar al hotel, jugamos un poco a las cartas, leímos comics, nos conectamos a internet, y a sobar. Al día siguiente nos esperaba Nagoya, y el día en que conocería por fin en persona a Sakiko.

Por surzin, en: Japón

Artículos anteriores en Japón