Horizontes Divididos

Publicado el 28 de Septiembre, 2006, 20:24

Fué corto pero intenso. Como no podía ser de otra manera el típico viaje de septiembre se consiguió hacer. En esta ocasión tocó Padul, el pueblo de un colega, el cual entraba en fiestas y no podíamos dejar pasar la oportunidad, sobre todo teniendo casa y teniendo botellón legal -esto era lo de menos, por que teniendo sitio donde juntarse el tiki taka estaba asegurado-.

El primer día fue la muerte, al menos para mi 7 horas de curro más 4 horas largas de viaje más discoteca peor que el fight club - algunos sabeis a qué me refiero-. Pero estuvo bien, pudimos contemplar a las bailongas -ojo a la de los lunares rojos, lástima que no le hiciese una foto- que eran enfocadas con una cámara en la discoteca y pasadas por las diferentes teles de la sala. ¿Como en el zoo? Mmmmm...sí, básicamente sí :D.

El resto de los días fueron bastante parecidos, levántante a las ....dificil apreciar ibamos levantándonos con cuenta gotas, aunque siempre habían 2 ganadores. Para matar el tiempo lo típico, mucho pro, algo tenis y de padre de familia y poco más. No había mucho tiempo que matar. Mención de honor para Mateo y Javi, los cabrones nos apalearon a todos jugando al PRO, ya sé contra quién no jugar más.

 

Las noches bastante entretenidas - la pirámide dió juego, pero no tanto como el señor del 3, trinfador absoluto-. Un rato de botellón, recordar la legalidad del mismo allí y luego de pachanga a las carpas que montaron en el pueblo.

Tengo unas perlas de vídeos -no se vé una mierda- en las que se escucha a los granainos/as hablando finamente -vivan las reglas del señor del 3- y no veas las risas y las cagadas que metían cada poco, te partes. El vídeo tiene mucha chica, si no que le pregunten a Esteban.

El resto de la noche transcurría de pachangueo en las carpas como creo que ya he dicho. Haciendo las típicas piñas de gente y apropiándonos de la zona con relativa rapidez.

Uno de los días tocó comida en casa de la madre de Juan -Julito, ya no sois los únicos en conocerla :D-, muy simpática y buena cocinera, aunque después de una noche de botellón y juerga intensa, la comida entra que da gusto.

El viaje se nos fué acabando a dos de los integrantes y nos volvimos el domingo, no sin antes pugnar por algún sitio donde poder comer, que mala costumbre tienen en cerrar los sitios de comida en época de fiestas. Si ahí es cuando hacen el agosto, aun que al final salió la cosa bien, bocadillos de pinchos morunos en un chiringuito por 4 euros, no hizo daño.

Ahora, nos toca a nosotros emplazar a los Paduleños a que vuelvan por estos lares, así que ya sabeis. La próxima toca aquí y nuestras fiestas son en noviembre, no digo más.

Por cierto, algunas de las fotos las podeis ver aquí. A partir de esa foto están las de dicho viaje.

Por surzin, en: Granada