Horizontes Divididos

3 de Agosto, 2006


Publicado el 3 de Agosto, 2006, 21:23

He llegado a darme cuenta de que el aburrimiento puede favorecer el ejercicio mental. Parece curioso, pero es así.

Últimamente nos están dando en el curro, unas clases de 3 horas cada día, explicándonos todo aquello que vamos a tener que manejar para desempeñar nuestro trabajo -aunque en el curso este no vemos realmente una mierda de lo que interesa-.

Puesto que ya llevo un mes en la empresa y todo lo que nos están explicando ya lo vi con anterioridad, ahora me limito a no dar cabezazos contra la mesa, más que nada por no llenarla de sangre y que luego me hagan limpiarla, por que podría dormir plácidamente y nadie se enteraría.

Pues bien, estos días estoy explotando mi vena creativa, más concretamente la relacionada con ell dibujo. Sólo decir que soy un negado dibujando, así que es todo un logro dibujar una montaña y que se le parezca en lo más mínimo.

Hoy he probado a dibujar la cara de quién nos da la clase, pero mi control de las proporciones no es tan bueno como creía y fácilmente se puede apreciar en uno de mis cuadros, que un ojo es relativamente más grande que el otro o que la boca está muy cerca de la nariz.

Menos mal que no me gano la vida con esto, por que creo que no llego ni al nivel de hacer una caricatura. Creo que conmigo va más eso del surrealismo. Empiezas a tirar líneas contra el folio hasta que de alguna manera parece casar, más o menos y esa tarde te vas a casa pensando que has hecho un buen trabajo. Joder, 3 horas de mi vida tiradas haciendo garabatos...sólo me queda pensar que podría ser peor. Antes en mi casa hacía lo mismo y no me pagaban, aunque aquí tampoco es que me paguen mucho, pero algo es algo.

Por otro lado, también me da por recordar chistes malos de los que me cuentan. Me los apunto y si son lo suficientemente cortos me los pongo de alias en el gmail, que es lo que usamos allí para comunicarnos los unos entre los otros -esta es otra, hay gente que está a menos de 5 pasos de alguien en concreto y en lugar de decirle algo, se lo escribe en el programa, la perrumbre puede llegar a lugares insospechados, fijo que en el Everest ha llegado a estar-.

El chiste actual, pertenece...la verdad que a saber quién coño lo ha inventado, pero a mis oidos a llegado de boca de un amigo -Picó, como el turrón xD- y no podía ser otro que... ¿Qué le dice una impresora a otra?. ¿Este folio es tuyo o es impresión mía?

Por surzin, en: Personal