Horizontes Divididos

24 de Noviembre, 2005


Publicado el 24 de Noviembre, 2005, 14:03

Desde los albores de la humindad, el trukutruku siempre ha estado al acecho. Su gran ventaja era el que no supiesen cuándo atacaría, de ese modo podía acercarse a sus víctimas y que éstas cayesen a sus pies, cual galleta en las manos de triky.

Siempre solía aparecer en ciertas temporadas del año, las más tristes para unos, las más divertiras para otros. Durante estación y media, se dedicaba a aterrorizar a los poblados que yacían bajo su manto oscuro.

El malvado trukutruku, a veces se aliaba con el feroz frusky. La unión de ambos era debastaroda para los pobres habitantes de los poblados, que se encontraban en el manto oscuro. Los lugareños -también conocidos como silbus-, no sabían que hacer ante estos dos artífices del desastre. Por sí solo, frusky no era tan poderoso, pero en la unión entre él y trukutruku no había posibilidad de salvación.

Se comentaba entre los silbus, que en alguna región de Malandria -el mundo poblado por los silbus-, algunos silbus habían conseguido vencer a trukutruku y a frusky. Pero era tal el terror de salir de sus ciudades y atravesar los sombríos e inhóspitos valles del semplar, que no se atrevían a buscar a sus parientes perdidos por los años, los cuales podrían enseñarles la forma de no sucumbir a los malvados.

Un día, cansado de tener miedo y pensar que cualquier día le tocaría a él o a alguien de su familia caer ante trukutruku, salió valeroso decidido a atravesar los valles de semplar. Se equipó con pieles de cabra, un bastón, leche de águila coja -la que mayores nutrientes tenía- y de una cuchara de postre.

Se adentró en semplar, tras más de hora y media adentrado en el lugar. Liky -el valeroso personaje- tenía hambre, y decidió cazar un ejemplar de suchu -animal con aspecto muy parecido al del oso- que había frente a él. Envalentonado, puso un poco de leche de águila coja sobre una roca, para atraer al suchu. Al bastón le ató la cuchara en una punta y se decidió a atacarle con él.

Cuando el suchu comenzó a lamer la roca, degustando la rica leche de águila coja, Liky cagarró el bastón y comenzó a darle cucharadas de leche de águila coja al suchu. Tras 20 cucharadas, el suchu, murió de sobre saturación arterial. Liky, gracias a su ingenio y cobardía -a ver quien tiene huevos a matar a un oso a cucharazos-, consiguió su gran premio -no, Alonso no, no son las barritas que tu anuncias-...

Continuará...o no. Se admiten continuaciones...o no.

Por surzin, en: Relatos

Publicado el 24 de Noviembre, 2005, 12:36

Hace ya unos días que me registré para poder usar las estadísticas de Google Analytics.

Para los que no lo sepan, es otro de los servicios que ofrece Google -ya he perdido la cuenta de todo lo que nos está aportando-. En este caso, es eso, un sitio que te ofrece las estadísticas de tu página web.

Como ya he dicho, hace unos días que me registré. Debido al boom que supone cualquier nuevo producto de Google, este servicio se saturó de peticiones, por lo que tuvieron que parar los registros, hasta que pudiesen atender la alta demanda que estaban sufriendo. Esto, también provocó que a la gente que nos habíamos registrado, no nos mostrasen los resultados de los accesos.

Unos días después, comenzó a funcionar correctamente y a mostrar los datos prometidos. Al parecer ya se pueden seguir registrando al haber solucionado el problema.

A simple vista, tiene muy buena pinta este nuevo servicio. Ofrece lo que muchos otros también ofrecen -país de origen del acceso, hora, número de visitantes, número de páginas vistas, etc.-, pero tiene algunos detalles que no había visto en otros. Como por ejemplo, el que haya un mapa mundi en el que marcan, con puntos, desde dónde visitan tu página. También hay muchos gráficos de barras y en 3D en el que presentan información -como: los tags por los que acceden a tu página, si acceden desde google, de forma directa o por alguna referencia, etc-.

Pues eso, que tiene buena pinta. Aún me falta estudiarlo más a fondo, pero estas primeras impresiones son muy gratas.

Leer más

Por surzin, en: Tecnología