Horizontes Divididos

Publicado el 30 de Septiembre, 2005, 14:35

Día 13: Ultimo día en Japón, quedamos con Kazumi  

Nada mas levantarse, JK y Natxo decidieron volver a Tokyo, yo la verdad es que no tenia ganas de hacer nada, y sabiendo que no tenia sitio en las maletas, y que si iba a Tokyo acabaría comprando mas cosas, decidí quedarme en Nagoya, total, solo iba a estar solo por la mañana. Así que cuando ellos se fueron, yo tranquilamente baje al baño, me duche, me metí en la bañera, y luego en la sauna un ratito, al salir, me vestí, me senté un rato en el sillón de masaje y me fui a dar una vuelta por la zona. Lo primero fue ir a ver una tienda de Magic que me habían comentado, pero cuando llegue todavía no la habían abierto (a pesar de todo lo que había hecho, eran todavía las 10 mas o menos), asi que tire calle arriba y de casualidad encontré el barrio de Otsu, un barrio comercial al estilo del que vimos en Kyoto.


Tras comprar algo para desayunar, me di una vuelta por el barrio, estaba casi todo cerrado (como les cuesta por las mañanas), aburrido entre en una sala de tragaperras pensando que era de videojuegos y como no tenia nada que hacer, me eche una partida. No gane nada mas que un cabreo, pero cuando salí ya estaba casi todo abierto y en una de las salidas del barrio encontré una tienda de manga y anime al estilo Mandarake, pero esta tenia varias plantas. En la primera estaban los comics y los dvds, en la segunda los juegos y las figuras, y las otras dos, bueno, como no, porno ^_^ (están un poco salidos los japoneses).

Después de sacar algunas fotos en la tienda, y de quedarme con las ganas de comprar un Vash y una señorita Mizuho (onegai teacher), salí de allí para ver mas tiendas, pero casi ninguna valía la pena. Salí del barrio y ande mas a ver que veía, pero aquella zona era solo de tiendas, solo vi un pequeño templo. Con unas cuantas horas en las piernas, decidí volver a ver la tienda de Magic, al llegar vi que había varias mesas donde los japoneses jugaban a las cartas, aunque ninguno estaba jugando a Magic. Algunos jugaban con cartas de YU-GI-OH, otros con cartas de Dragon Ball, con cartas de Naruto, y cosas asi (los japoneses sacan juegos de cartas para casi todas sus series de peleas).

Tras compras unas cuantas cartas superbaratas y unas fundas, me fui al hotel a dejarlas y volví a salir para buscar un sitio donde comer. Esta vez tire hacia abajo y encontré un sitio de ramen (no iba a dejar el ultimo día sin comer ramen), con barriga llena de delicioso ramen, seguí andando y tras un rato me entraron ganas de un helado. Compre uno en un 24H y di la vuelta hacia el hotel. Al llegar me eche una siesta mientras veía un partido de béisbol en la tele. Cuando me desperté el partido se había acabado y estaban poniendo una serie que habíamos visto en todos sitios anunciada sobre una chica que estaba en un equipo de remo (un dramón), duro muy poco y después pusieron otra serie sobre estudiantes gamberros. Vi varios capítulos (duraban entre 5 y 10 minutos cada uno), no me entere mucho de lo que decían pero el contexto era bastante claro.

Después vino uno de esos programas extraños japoneses en los que no sabes bien de que va, pero que al final era como un programa de desafíos para gente (hubo un tirador de tiro con arco que tenia que apagar una tele con una flecha desde unos 100 metros o algo asi, a la flecha le habían puesto un dedo de goma en la punta xD, al final lo consiguió, pero se cargo la tele xD). Tras esto llegaron JK y Natxo, nos dimos un baño y fuimos a la estación central, donde habíamos quedado con Kazumi, que llamo diciendo que se retrasaría, asi que fuimos a ver tiendas y entramos en una especie de supermercado. Natxo quería comprar sake y yo dulces, pero esto ultimo lo deje para el aeropuerto.

En la misma entrada estaba el puesto donde vendían sake. No sabíamos cual elegir, pero en el mostrador había uno de prueba, le preguntamos a la mujer que estaba allí y nos dio 3 chupitos, y buah, era alcohol puro, la mujer nos enseño la botella (un 50% de alcohol) y nos dijo que para beberlo hay que mezclarlo con agua y echarle hielo (y nos lo dice ahora). La cosa es que a Natxo le gusto y compro la botella, y con esto volvimos al  punto de encuentro a esperar a Kazumi que no tardo en aparecer y fuimos a buscar un sitio donde cenar. Acabamos en un sitio de pinchitos y cerveza (son geniales para cenar con amigos),

estuvimos hablando de nuestro viaje, acabamos haciendo unas risas con unas mujeres que estaban en una mesa a nuestro lado, los del sitio nos regalaron un plato de comida por un error que habían cometido (nos trajeron un plato que no habíamos pedido, y en vez de llevárselo de vuelta, nos lo regalaron xD), nos sacamos unas fotos (algunas a lo loco) y nos fuimos a la estación, y antes de despedirnos, le di una camiseta de mi universidad para que se la diera a Sakiko que era amiga suya. Volvimos al hotel, pasamos los tres por el sillón mágico, vimos un poco la tele y a sobar, el día siguiente habría que levantarse muy temprano para ir al aeropuerto.

Por surzin, en: Japón