Horizontes Divididos

Publicado el 29 de Septiembre, 2005, 9:30

Día 11: Mas compras, Tomomi, Sakura, kumi y ... Dani, sorpreson  

Salimos del hotel y cogimos el tren hacia Tokyo sin saber muy bien que hacer ese dia. Al llegar a Tokyo, Miguel llamo a Tomomi para ver si nos podíamos ver aquella tarde, y tras un rato hablando quedaron por fin a las 6. Pasaríamos el resto del día para terminar las compras. Fuimos todos juntos a la tienda Mandarake, donde volvimos a comprar cosas, y luego a una tienda de discos que había en el mismo edificio, y donde me compre un disco de Asian Kung Fu Generation. Tras esto fuimos a comer en el mismo restaurante de la otra vez y con la barriga ya llena nos fuimos a buscar camisetas de la selección de Japón y de Sato, piloto de Bar-Honda. Fuimos a un edificio dedicado a los deportes, pero no encontramos nada que nos gustase.



Tras esto, nos separamos, Natxo y JK se quedaron en busca de las camisetas, mientras que Miguel y yo íbamos a Akihabara en busca de una cámara de fotos para el y unos aparatos de mp3s para mi. Teníamos una hora para llegar allí, mirar, comprar y volver a Shibuya donde habíamos quedado con Tomomi, asi que nos dimos una buena carrerita, en no mas de media hora nos recorrimos casi todo el barrio de Akihabara. Al final, con las compras ya hechas, hasta fuimos los primeros en llegar, eso si, el lugar no era el mas indicado para quedar, había tropecientas personas allí, como para encontrar a alguien!!. Al final nos encontramos con Tomomi y los demás y entramos en la estación, a la zona de compras para tomar algo.

Después de esperar un rato a que se vaciara un poco la pastelería donde íbamos a quedarnos, entramos y nos tomamos algo mientras esperábamos a que llegase Sakura.  Llego Sakura, se fue a buscar a Dani, Tomomi se fue a acompañar a Miguel al Shinkansen para que se fuera a Nagoya,llego Kumi, que estuvo unos 10 minutos con nosotros porque tenia que currar, se fueron Natxo y JK a buscar sus mochilas que estaban en unas taquillas, y luego fueron llegando todos poquito a poquito.

Todo esto paso aproximadamente en una hora. Siendo la hora de cenar y nosotros que no habíamos ido todavía a un restaurante de sushi, de esos con taburetes alrededor de una cinta giratoria, pues las chicas nos llevaron a uno (tuvieron que preguntar varias veces ^_^), y al llegar allí nos despedimos de ellas. Dani se quedo con nosotros a cenar. La experiencia fue genial. Con cuatro o cinco platos ya tuvimos suficiente y salimos de allí para irnos al hotel, no sin antes hablar con Dani un poco mas sobre sus vivencias en Tokyo. Al llegar al hotel, JK y Natxo se fueron a las salas de internet que habían en la acera de enfrente, mientras yo me daba una ducha y me quedaba en la cápsula viendo las compras.

Por surzin, en: Japón