Horizontes Divididos

Publicado el 22 de Septiembre, 2005, 14:28

Día 4: A ella le gusta la gasolinaaaa!!!

Nos levantamos para salir a la abertura del YH y en un rato nos plantamos en la estación central de Kyoto para coger el shinkansen hacia Osaka. Nos paramos en la estación de Shin-Osaka y con la ayuda de un hombre amable, llegamos al YH. El YH era genial, pero cuando le dijimos al tío que nos queríamos quedar 5 días nos dijo que no. Amablemente, llamo los otros YH de la ciudad y nos consiguió sitio para aquella noche en el YH de Nagai, que resulto ser el Estadio de fútbol de Nagai (el del mundial de fútbol). Nos dio sitio allí para los días 24 y 25 que era cuando había fiesta allí, pero los dos días intermedios nos teníamos que buscar la vida. Fuimos a la estación para llegar al otro YH que estaba en la estación de Osaka. Al llegar allí, volvimos a preguntar para llegar al YH, y una japonesita con bicicleta se ofreció a acompañarnos y nos dejo en la misma puerta. Subimos, reservamos, dejamos todas las cosas en unas taquillas, y nos decidimos por ir a una piscina que habíamos visto, hasta que nos dejasen entrar en la habitación. Aquello fue otro momentazo. Después de pagar y entrar en la piscina, nos vamos alejando hasta llegar a la parte profunda para darnos cuenta de que el agua nos llegaba a la cintura como mucho, tras esto, miramos a nuestro alrededor y nos damos cuenta de que en la piscina solo hay niños y sus padres o abuelos. A pesar de ello decidimos quedarnos, y fue el gran momento de natxo que consiguió enamorar a una japonesita (tendría 10 años como mucho) que lo confudio claramente con un osito de peluche :p. También comprobamos que los vigilantes se dedican a hacer su trabajo, no por aquí, y que cada hora la gente se salía de la piscina y nos vigilante hacia una esmerada inspección en la piscina por si se había perdido algo (también supusimos que depuraban el agua en ese momento, porque al volver a entrar estaba mas fría). Después de la experiencia volvimos al hotel, en dirección contraria iba una ambulancia hacia la piscina (si es que fuimos dejando nuestro sello por donde íbamos), lavamos la ropa y comimos (sacamos unas tarrinas de fideos de una maquina, muy rico). Después de asearnos un poco fuimos a Osaka a encontrarnos con las amigas de Miguel con las que habíamos quedado. Cuatro japonesas muy lindas y simpáticas, que hablaban castellano, bueno dos de ellas, las otras dos casi no dijeron nada en todo el día. Nos llevaron a comer a una torre de compras que tenía una noria dentro y sobresalía por fuera, impresionante, su nombre: HEP FIVE.



HEP FIVE

Comimos tortilla francesa a la japonesa, llena de arroz y lo que tu pidieses, riquísimo. Yo comí una con JK que llevaba bacon y una salsa que era muy parecida a la salsa cazadora que se le echa a la carne, que lleva champiñones. Después fuimos un rato a ver el piso de las maquinitas recreativas, y vimos un bingo genial el recipiente era enorme y las bolitas era pelotas casi del tamaño de una pelota de baloncesto, la sorpresa era que el bingo era de apostar, estaba en la zona de las tragaperras O_O. Después nos sacamos unas fotos de esas de pegatina y al bajar nos topamos con el malo de Scream, sin esperarlo, Miguel se lanzo contra el y el pobre malo se llevo un buen susto. Descubrimos que se trataba de una chica anunciando cosas y nos sacamos unas fotos con ella. Antes de salir JK y yo vimos una maquina para ¡¡rellenar peluches!! flipante.

Bueno, salimos de allí, dimos una vuelta y nos acercamos a un karaoke. Por 700 yenes estuvimos dos horas allí pasándolo bien y con bebida gratis, y tuvo lugar otro de los momentazos del viaje cuando Miguel le pidió a Mana que le explicara como funcionaba el water del chorro. Como había que hacer presión en la tapa para que saliera el chorro, ella se ofreció, pero el chorro salió con tanta fuerza que la empapo por delante, luego por detrás, y luego el chorro se estrello contra el techo, cuando fui a mear una hora después, el techo todavía goteaba.

Dentro de la sala se cantaron temas legendarios como: bola de dragón, doraemon, heidi, shinchan, musculman; ademas del recital de los Beatles, mi Americana(offspring) en solitario, y por supuesto, LA BAMBA, ASEREJE (en spanglish) y el temazo de la noche LA GASOLINA. Al ir a pagar nos quedamos con la boca abierta al oír a la dependienta, parecía un discurso grabado en cinta, pasado a demasiada velocidad, muy rallante. Tras esto fuimos a cenar. Cenamos en un puesto típico de O'Konomiyaki. ¡¡¡¡Que rico!!!!, pones todos los ingredientes que quieras en un bol con harina de O'Konomiyaki y echas un huevo, remueves y lo echas sobre la plancha, varias vueltas, y se vuelve como una torta de un par de dedos de ancho, lo untas con una salsa y a comer. Delicioso, ademas, eso de preparártelo tu mismo es una experiencia genial.

Al bajar del local encontramos una maquina de tambores y nos viciamos un poco, el equipo Mana-Pablo, gano al equipo JK-Natxo. Volvimos a la estación, quedamos para el día 25, día de festival, y nos despedimos. Volvimos al YH y nos pasamos un buen rato recordando lo del water hasta que nos dormimos.

Por surzin, en: Japón