Horizontes Divididos

Publicado el 19 de Septiembre, 2005, 19:33

Un colega se fue de vacaciones este verano a Japón -pais de clones-. Al parecer escribió un diario pero no lo comentó y el otro día, no se cómo salió el tema, me dijo de publicar su diario en el blog. A mi la verdad que me da igual, por algo he habilitado el que la gente pueda postear. Pero al parecer mi colega es muy perro y me lo ha pasado para que lo vaya publicando yo. Así que, poco a poco iré poniendo cada uno de los días. Supongo que no me demandará por publicar las fotos que me ha enviado ya que si me las ha pasado él se supone que da su consentiemiento xD -me exonero de culpas en un pispás-.

A continuación pongo el contenido del diario respetando su ortografía y demás:

Día 1: Viaje en avión y llegada a Nagoya

Salgo de casa a eso de las 4 de la mañana y me dirijo al Molino donde me espera Natxo, me monto en el coche y vamos a por JK. Tras varias horas en coche, llegamos al aeropuerto de Madrid con tres horas, una mas de lo necesario. Primer gran vuelo con AIR FRANCE, nos tienen mas de 40 minutos dentro del avión sin que este se mueva, al menos nos dan de comer, pero lo mejor fue la llegada a París donde la piloto, que estaba en practicas, literalmente lanzo el avión contra el suelo haciéndolo rebotar sobre las ruedas, con el frenazo de ocasión que nos hizo chocar a todos los pasajeros contra el asiento de delante. Tras dos horas de espera, nos subimos al JAPAN AIRLINES, menudo lujo de avión, grande, con buenos asientos, cantidad de azafatas amables repartiendo bebida gratis cada dos por tres, y con una pantalla particular para cada pasajero encima de la bandeja de la comida, con varias opciones de vídeo, audio, juegos, y dos chuladas, la primera, la posibilidad de ver continuamente donde estaba el avión, además de poder ver las estadísticas del mismo; y la segunda, la posibilidad de poder ver a través de una cámara, lo que pasaba en el exterior del avión, todo eso manejado por supuesto, por tu propio mando que se encontraba en el brazo.

pantalla


Un día después, por fin llegamos a Nagoya donde nos esperaba Miguel. Es increíble la rapidez con la que salimos del avión y nos plantamos prácticamente en la calle. Allí nos esperaba Miguel con un ataque de ansiedad: ¡k me kiero ir!, dios!. Me toco llamar a su compañía para ver si podía cambiar la fecha del billete y luego ir al stand de información del aeropuerto para lo mismo, por supuesto todo en... en ingles, porque mi japonés no da pa tanto 8P. Perdimos prácticamente una hora, pero me lo pase bien hablando con la japonesa de información. Nos fuimos a la estación de tren de Nagoya, y tras conseguir nuestro JAPAN RAIL PASS, llego la segunda de Miguel: "cogemos este autobús, nos bajamos en Motoyama, y el hotel esta a unos 500 metros", y vaya si lo estaba, 500 metros para cada uno de nosotros, es decir, que nos hicimos mas o menos unos 2 Km. casi siempre cuesta arriba, con las maletas. Por el camino natxo descubrió que una de las botellas de vino que llevaba en la maleta había reventado y manchado toda su ropa. De camino al YOUTH HOSTEL vimos a unos dependientes de una tienda que estaban cerrando y sacando cosas a la calle para hacer una parrillada. Llegamos al hotel, nos duchamos y bajamos en busca de un sitio donde cenar con la suerte de que volvimos a pasar por la tienda y una mujer prácticamente nos metió la comida en la boca. Así que como no somos desagradecidos, nos quedamos a cenar con ellos y estuvimos casi 2 horas de fiesta con ellos. Al final les dimos una botella de vino blanco y otra de cerol, que había traído natxo, nos hicimos unas fotos, e intercambiamos e-mails. Nos volvimos al YH y a sobar hasta el día siguiente.

pantalla

Por surzin, en: Japón